Search

Fortalecer el sistema inmunológico en tiempo de pandemia




Una recomendación básica para evitar la proliferación de enfermedades en nuestro cuerpo es mantener un sistema inmunológico en excelente estado, de esta forma mantenemos fuera del cuerpo a microorganismos como las bacterias, hongos y virus.


Sin duda alguna la alimentación juega un papel fundamental para lograr el fortalecimiento del sistema inmunológico, pero hay otras situaciones que lo afectan como el estrés y la ansiedad. Ambos pueden afectar la capacidad de nuestro sistema de defensa y favorecer la aparición o contagio de diversas enfermedades.


Hoy en día la humanidad está enfrentando una pandemia, que nos ha obligado a guardar largos periodos de tiempo confinados en casa y así tratar de contener la pandemia que está azotando.


Es por ello que tenemos algunas recomendaciones para hacer a nuestro sistema inmune aún más fuerte contra el Covid-19.


¿Qué es el Sistema Inmunológico?


El sistema inmunológico es el mecanismo de defensa natural que posee el cuerpo para enfrentarse a virus, bacterias y otros microorganismos patógenos. Una compleja red de órganos, tejidos y células lo conforman y son capaces de discriminar de forma eficaz entre sustancias patógenas o inocuas. Se encuentra por todo el cuerpo, pero se concentra específicamente en las mucosas del sistema respiratorio y en la mucosa intestinal.

Cómo robustecer al sistema inmune

En un artículo publicado en el medio mexicano Milenio 2020, el doctor Germán Pulido Luna, médico internista de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, se refiere a los beneficios

“1. La dieta alcalina

Hablamos de alcalinizar el espacio entre células y esto tiene ventajas porque les llegan más nutrientes. “Una célula bien nutrida, oxigenada e hidratada tiene una mejor respuesta inmune, no solo para este virus que estamos viendo hoy, sino para otras enfermedades incluyendo el cáncer”, dice el doctor Pulido.


Una dieta alcalina es rica en alimentos frescos como frutas, verduras, hortalizas verdes como la espinaca, o las coloridas como la zanahoria; el aguacate entra en este grupo también, así como las algas.

Otros alimentos que ayudan a alcalinizar la sangre son: plátano, almendras, nueces y frutos secos como el dátil y la ciruela pasa. El agua alcalina también puede entrar en esta dieta.


2. Probióticos

“Decían las abuelas que la salud está en el estómago, en el intestino”, dice el doctor Pulido. Los probióticos, -explica- regulan el intestino y este regula a su vez al sistema inmune. Cuando el intestino no cumple la función de filtrar lo que debe pasar a la sangre, el sistema inmune se hiperactiva de manera anormal.


Por ejemplo, si comes una ensalada con lechuga y salmón, pero el salmón tiene mercurio, un intestino sano selecciona los nutrientes como el Omega 3 y los pasa a la sangre, pero el mercurio no pasa, es eliminado. Los probióticos ayudan a que el intestino no sea como una coladera, es decir, permeable, pues si permite pasar elementos no saludables a la sangre, afectaría al sistema inmunológico, añade. “Habría una alteración en el sistema inmune”.


Para elevar los anticuerpos y su respuesta es recomendable la administración de probióticos, “pero no cualquiera”, dice Pulido. Él recomienda que sean mínimo de 20 billones de cepas y bacterias por dosis y al menos seis u ocho tipos de lacto-bacilos.


3. Complejo B


“El complejo B es una de las cosas más lindas. Son las vitaminas B1, B6 y B12 que si se juntan con ácido fólico tienen la capacidad de regenerar tejido más rápido, y el tejido son las células inmunes”, dice el doctor Pulido Luna. Añade que para las enfermedades respiratorias los anticuerpos son los IGEA, regulados a través de Interferón Alpha 2 A.


Para fortalecer a los anticuerpos, hay que “darles un booster o estímulo, un aumentador, se debe tomar Complejo B, y a eso se puede añadir zinc, y vitaminas D y A”.


4. Hacer ejercicio

Basados en este mismo artículo, asegura Ángel Durántez, médico de la Universidad Autónoma de Madrid y autor del libro Joven a los 100, que “el ejercicio físico es la poli-píldora más barata del mundo y advierte que tenemos que movernos mucho más”.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece como mínimo indispensable realizar cinco paseos semanales de al menos 30 minutos cada uno, a paso ligero; esto es, a una velocidad que nos permita hablar, pero con la respiración entrecortada. Esto oxigenará nuestras células y subirá nuestras defensas. Puedes hacer yoga, correr o saltar la cuerda, lo importante es activarse.


5. Dormir bien


Dormir es una necesidad. La falta de descanso puede afectar a nuestra salud de diversas maneras, pues disminuye nuestros reflejos, la capacidad de concentración y la energía en general. Asimismo, señala Durántez en su libro, genera pérdida de apetito, lo que evita que obtengamos las principales vitaminas y nutrientes que nuestro sistema inmunitario necesita. Por otro lado, algunas células defensivas se renuevan durante la noche.


6. Gestionar el estrés y tener buena actitud


El estrés hace que nuestro cuerpo se ponga en situación de alarma, así que los momentos de tensión nerviosa o de estrés resultan inmunodepresores, pues provocan que nuestro sistema inmune pierda efectividad, según señala Joven a los 100.


7. Hidratarse bien

El cuerpo humano es 70% agua y gracias a ella funciona. La deshidratación está asociada al aumento de la temperatura corporal, confusión mental y dolor de cabeza. Podemos beber agua, jugos, caldos y sopas, de preferencia con poca sal y sin azúcares, que son depresoras del sistema inmune, recomienda el doctor Durántez en su libro. Y como un extra: elimina el tabaco, que también deprime nuestro sistema inmune.”



3 views
  • Facebook
  • Instagram
2020 Orsia Homeonatural. All Rights Reserved.
Designed by With us Marketing inc.